miércoles, 7 de julio de 2010

El Gran Evento

Esta historia ocurre en España, en una ciudad grande, con paisajes sorprendentes
en el siglo XIX donde la gente era respetuosa. Se vestían los hombres con sombrero y un traje
y las mujeres con vestidos largos y un sombrero que les cubría la mitad de la cara, era un lugar
donde no existía la tecnología y donde los chicos pasaban horas leyendo libros, lo más común
era que las familias salieran todos juntos al teatro, circos o grandes festivales.
Los niños estaban felices de salir con sus padres, ahí estaba tomi un niño de tan sólo seis años de edad.En la cara tenía pecas, era pelirrojo, con la piel blanca y las mejillas coloradas.
Él era un niño muy bueno que adoraba el circo pero nunca había tenido la posibilidad de ir.
Soñaba con profundidad estar un día ahi viendo los maravillosos saltos y el león que tenía el animador.
Un día le dijo a su padre que quería que lo llevara al gran evento,su padre al estar tan cansado que le pidiera tanto ir le dijo que lo llevaría para su cumpleaños.A tomi se le formo una gran sonrisa en la cara no podía creer que por fin iba a estar allí,pasaron semanas y algunos días más. Ya faltaba un día para el gran espectáculo, el niño a la noche anterior estaba tan inpaciente que no pudo dormir.Su papá y su mamá lo prepararon con un traje un sombrero y un moño que le adornaba la mitad del cuello.
La función ya iba a comenzar y tomi ya estaba sentado en la butaca con emoción y un gran cosquilleo en el estómago.El lugar en donde se encontraba era amplio, en el escenario había un telón de color rojo y luces que alumbraban parte del escenario y el público. La función ya había comenzado, empezaron los payasos que tenían grandes narices rojas, la cara pintada y pelucas de todos colores luego aparecieron los domadores; había animales de verdad pensaba con disimulo al cabo de un rato iniciada la función le tocaba el turno a los acróbatas que iban a formar la gran pirámide, tomi tenía una gran sonrisa de oreja a oreja.
Sin embargo, cuando los acróbatas habían formado la gran pirámide, en un instante se cayeron todos.Al niño se le borró la sonrisa de la cara, fue tan notable la disilusión en su cara que los acróbatas decidieron arreglarlo todo y ocurrió algo sorprendente: invitaron a tomi al gran escenario. El niño con algo de dureza en su cuerpo se cuestionaba con una gran intriga -¿Qué ocurrirá?¿Por qué lo habían llamado a él? al llegar al lado de los acróbatas le empezaron a cantar el feliz cumpleaños y le tiraron papeles de brillantes colores, tomi se olvidó de lo que había ocurrido y lo paso muy feliz.